Consejos para reforzar la memoria y la concentración

active-seniors

El paso del tiempo y como consecuencia, el envejecimiento normal de las personas, conduce a cambios graduales en diversas actividades asociadas al pensamiento y la memoria.

Es inevitable hacerse mayor, crecer a lo largo de la vida e ir envejeciendo poco a poco. Cuando somos jóvenes pareciera que ese tiempo nunca va a llegar, pero a medida que vamos madurando y alcanzando la edad adulta, nos vamos fijando en esas personas mayores que nos rodean y que pronto seremos nosotros mismos. La vida se vuelve un espejo y todo lo que percibimos dentro de nosotros mismos, lo reflejamos y proyectamos hacia los demás. Atraemos aquello que es más afín a nosotros y nos rodeamos, a veces sin querer, de todo lo que habita en nuestros pensamientos.

Nuestra mente posee un gran poder curativo y rejuvenecedor para nuestro cuerpo, por ello debemos cuidarla y ejercitarla día a día.  Siempre estamos aprendiendo, siempre estaremos en edad de aprender, es algo que nunca tenemos que olvidar.

Aquí os dejamos algunos consejos de la Universidad de Harvard para aquellas personas que han alcanzado la edad adulta y quieren mejorar la concentración y la capacidad de absorber información:

  • Importante escuchar con atención cuando alguien se dirige a nosotros. Si se ha perdido el hilo de la conversación, siempre se ha de comunicar para poder retomarla y seguir prestando atención y obligar a nuestro cerebro a estar concentrados. ¿Cuántos nos hemos perdido alguna vez y por vergüenza o reparo nos hemos quedado a medias? Bien, pues este es un fallo que vuelve “Vago” a nuestro cerebro, ya que pierde la concentración y le supone menor esfuerzo estar pensando lo que quiera. Es preferible pedir a la persona que lo repita e incluso que hable un poco más despacio.
  • Parafrasear lo que nos dice el interlocutor nos ayuda a mejorar nuestra concentración y memoria.
  • Si eres una de esas personas que se distraen con facilidad en las conversaciones, será preferible escoger lugares más silenciosos y espacios en los que el sonido sea más directo y libre de ruidos (por ejemplo, en un restaurante decantarse por mesas cercanas a la pared).
  • Evitar las interrupciones cuando se está realizando algo. Terminar las tareas y dar la señal al cerebro de “resuelto” aumenta la capacidad de concentración y mejora el rendimiento intelectual.

 

Existen muchos alimentos que favorecen el impulso neuronal y mejoran y protegen nuestro sistema nervioso.  Aumentar el consumo de vitaminas y minerales es esencial: plátanos, naranjas, kiwis, espinacas, acelgas, brócoli, manzanas, peras, sandía, melocotón, zanahoria, apio, puerro, judía verde, calabaza, calabacín… También el consumo de frutos secos como las nueces, los cacahuetes, las almendras… (crudos) Aceite de oliva virgen extra y pescados grasos como el salmón, el pez espada o las sardinas.

Es importante cuidarse día a día. La salud de hoy, es la salud de mañana. Os animamos a vivir la fruta y la salud: www.vivelafruta.com

Author: Vivelafruta

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *