El limón español se lo pone difícil al producto turco y argentino en la UE

Ocho de cada diez limones que se consumen entre Perpiñán y Helsinki salen de almacenes murcianos. Y así será hasta bien entrado el verano. La excelente cosecha regional y la tarea de ‘lobby’ de la interprofesional Ailimpo en Bruselas han logrado cerrar el mercado comunitario a la entrada de limón turco y argentino hasta que se termine la recolección, previsiblemente en julio.

Aun quedan casi 360.000 toneladas de limón fino (variedad de invierno) para comercializar y se prevé que se duplique la cosecha de limón verna (variedad de primavera), hasta llegar a las 230.000 toneladas. El precio medio se mantiene en torno a los 30 céntimos el kilo en el campo, por encima de la media de los últimos años por estas fechas. Supone más del doble del coste del limón fino, que es de 14 céntimos.
La actual campaña comenzó en octubre bajo los peores augurios. Un mes antes, Argentina, Chile y Sudáfrica habían volcado sus últimos ‘stocks’ en el mercado europeo y el aforo español se había incrementado de forma sustancial respecto al periodo 2015/2016, cuando se lograron los mejores precios de la historia (hasta un euro el kilo sobre árbol). “Había mucha euforia en el sector y teníamos que buscar un aterrizaje suave, regresar a la normalidad “, explica José Antonio García, director de Ailimpo.
La interprofesional aplicó dos tácticas. Por un lado, exhortar a los exportadores murcianos (que controlan el 80% del limón español) para que no saturaran el mercado comunitario con los primeros cortes de frutos y, por otro, bloquear a los competidores turcos. A este respecto, Ailimpo logró antes del pasado verano que la Comisión Europea dictara un reglamento que incluía al limón de Anatolia en la lista de riesgo de alimentos con residuos de fitosanitarios.
Así, el 10% de los camiones turcos que cruzaban las fronteras de Grecia y Bulgaria con limón debían ser analizados. Al inicio de la campaña se multiplicaron los rechazos de remesas y las cadenas comerciales de la UE tomaron nota. Ante la pérdida de clientes, los exportadores del país asiático optaron por derivar sus ventas hacia Rusia, Ucrania y Oriente Medio, por lo que la cotización en el campo murciano se mantuvo entre 70 y 40 céntimos el kilo. en las primeras semanas de campaña.
Ya en enero, Bruselas endureció las condiciones y elevó las inspecciones aleatorias al 20% de camiones. El limón turco ha desaparecido de los supermercados comunitarios, dejando campo libre a las empresas murcianas. “Puedo decir que Ailimpo no es muy popular en Turquía. Nos han amenazado con todo”, indica José Antonio García.
La moderación en el flujo de ventas por parte de los exportadores murcianos permitirá que la cosecha de limón fino se alargue hasta abril para ser retomada por la variedad verna, que duplicará su aforo con respecto al año pasado. Las exportaciones podrán así alargarse hasta julio, dejando a Argentina sin ‘hueco’. Ailimpo recuerda que a dicho país no le interesa vender a países comunitarios mientras haya limón murciano presente, puesto que los precios caerían y no compensarían los fletes.
“Argentina ha confirmado que limitará su campaña a solo ocho semanas. Empezará vendiendo a Rusia y solo lo hará en Europa entre julio y agosto, cuando no quede un limón en nuestros árboles “, resalta el director de Ailimpo.
Paciencia y no solapar
Ante tales perspectivas, José Antonio García recomienda a los productores de limón verna que tengan paciencia y eviten solapar su recolección con lo que queda de limón fino: “Habrá buenos precios para todos los agricultores que tengan frutos de calidad “. Recuerda que la industria de zumos ofrece cotizaciones  “aceptables”, de entre 18 y 20 céntimos el kilo. Ailimpo calcula que entre el 70% y 60% del limón pendiente de recolectar se podrá comercializar en fresco.
Para el director de Ailimpo, toda campaña será buena “en la medida en que todos los componentes del sector queden satisfechos, y eso es algo que se está produciendo”.
Fuente: laverdad.es

Author: Vivelafruta

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *