El sexo y la comida

10277840_10152467618290917_7240607752939588296_n

Sexo, amor y comida están estrechamente relacionados.

Si hemos tenido una buena relación con nuestros padres desde nuestra infancia , tendremos un buen comportamiento a la hora de sentarnos a la mesa, de lo contrario, tenderemos al desequilibrio en nuestra alimentación.

Cuando nacemos, el primer contacto que deberíamos tener es con nuestra madre, pues un bebé que ha estado 9 meses gestándose en su madre lo que anhela es seguir en contacto con ese latido y calor que le proporcionaba el interior del vientre materno.  Es en ese momento, al nacer,  cuando la vida nos entra por la boca, cuando respiramos por primera vez y se llenan nuestros pulmones de aire. Inmediatamente después, queremos consuelo y necesitamos conectarnos a la fuente que nos ha creado. Buscando la teta que nos calmará, iniciamos nuestra alimentación y nuestro estómago se llena por primera vez de ese alimento sagrado que es la leche de nuestra madre.

A partir de aquí empieza nuestro desarrollo emocional y sensorial, que siempre irá acompañado del alimento.

Comemos con los cinco sentidos, al igual que también hacemos el amor con los cinco sentidos. Vemos, olemos, escuchamos, acariciamos y degustamos alimento y amor. Comida y sexo son necesarios para la vida, ya que la una nos mantiene vivos y la otra hace preservar nuestra especie (al menos ese es el fin de nuestro instinto conservador)

Es necesario tener una alimentación saludable para tener una sexualidad sana. Y lo mejor es que siempre podemos aprender a comer bien, al igual que a satisfacer nuestras necesidades sexuales. Ambas nos aportan enormes beneficios para nuestra salud.

En muchas culturas existen los llamados alimentos para el amor que supuestamente ayudan a mantener una lívido alta, aumentando el deseo sexual. Entre la gran variedad de alimentos considerados como tales, encontramos las fresas, el chocolate negro, el aguacate, la manzana, los espárragos, el plátano y el mango. Lejos de que sea cierto o no, en mi opinión, unas fresas con virutas de chocolate negro estarían muy bien para iniciar un ritual amoroso.

Desde Vivelafruta os animamos a que probéis alguno de estos alimentos para el amor y compartáis vuestras impresiones con nosotros.  ¿Os atrevéis?

 

Fotografía:

Javi Nuño Photoart Marbella

 

Bibliografía:

Alimentación emocional, Isabel Menéndez

Bésame mucho, Carlos González

Un regalo para toda la vida, Carlos González

Author: Vivelafruta

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *