Los sulfitos, una amenaza latente

conservantes

El azufre es un elemento presente en muchos alimentos y sus beneficios para nuestro cuerpo son múltiples, pero ciertos compuestos del mismo, los llamados sulfitos  no son  beneficiosos para la salud y un consumo elevado de los mismos puede ocasionar trastornos a nivel celular.

Desde mucho tiempo atrás, se han utilizado los sulfitos como conservantes de los alimentos, ya que hacen que éstos permanezcan más tiempo consumibles impidiendo la formación y proliferación de bacterias y otros microorganismos. También se utilizan para mantener la potencia de ciertos medicamentos, para blanquear almidones alimentarios (como por ejemplo, la patata) y para la producción de algunos materiales de envasado de alimentos. Los encontramos en los alimentos envasados con los nombres de E-220, E-221,E-222, así hasta el E-228.  A pesar de que los sulfitos no son dañinos para la mayoría de la población, hace algunos años (en la década de los 90) se descubrió que los sulfitos causan reacciones alérgicas provocando dermatitis, dolor de cabeza, urticarias, exacerbación del asma e incluso shock anafilático, y hasta lesiones oculares y daño cerebral grave.

El exceso de consumo de sulfitos, así como la inhalación del dióxido de azufre presente en el aire contaminado de poblaciones industriales, podría llegar a desarrollar sensibilidad hacia los mismos, lo que quiere decir que se pude desarrollar una alergia a este tipo de conservantes.

El principal problema que nos encontramos hoy en día, es que los sulfitos están presentes en casi todos los alimentos procesados que consumimos y mayormente en bebidas alcohólicas como el vino. Por ello es difícil calcular la cantidad diaria que ingerimos.

En España, el uso de dióxido de azufre y sulfitos es permitido en determinadas condiciones, en una amplia variedad de alimentos. La reglamentación española aplicable es el RD 142/2002 y su modificación, RD 1118/2007, referente a los aditivos conservantes.

El control del uso de sulfitos es necesario porque se les atribuyen múltiples efectos adversos en humanos, asociados con su ingestión, especialmente en personas que presentan sensibilidad hacia los mismos. Además, los sulfitos tienen la capacidad de empobrecer el valor nutricional de algunos alimentos, especialmente aquellos ricos en el grupo de vitaminas B, ya que inhiben la absorción de este tipo de vitaminas.

¿Cómo se puede saber si se tiene sensibilidad  a los sulfitos?  Es más que probable, que si se tienen problemas de asma y alergias de tipo respiratorio, existe un alto porcentaje de respuesta alérgica frente a los sulfitos.

Estudios a nivel europeo, establecen la ingesta diaria aceptada (IDA) en 0,7 mg por kilo de peso corporal. No obstante, se sigue investigando la ingesta en determinados grupos de población.

¿Cuáles son los alimentos que contienen más sulfitos?

Alimentos que más contienen sulfitos: patatas embolsadas, frutos secos, vinos, bebidas alcohólicas, carnes (especialmente las preparadas para hamburguesa o picada), mariscos y todos los alimentos procesados y precocinados en general.

 

Desde Vivelafruta os aconsejamos un consumo controlado de dióxido de azufre y demás sulfitos, revisar siempre el etiquetado de los alimentos y evitar siempre que se pueda el consumo de conservantes.

Os invitamos a que visitéis nuestra web www.vivelafruta.com y nos dejéis vuestras impresiones. ¡Adelante!

 

 

Author: Vivelafruta

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *