Naranjas españolas dirigidas para el noroeste de Europa en trenes frigoríficos

Desde noviembre de 2016, Cool Rail ha estado exportando cítricos y hortalizas cada semana en trenes frigoríficos desde Valencia hasta el noroeste de Europa. Con esta nueva conexión ferroviaria, los supermercados y proveedores logísticos han reducido sus emisiones de dióxido de carbono un 70% por cada camión que se ha ahorrado.

España es un importante proveedor de frutas y hortalizas para los supermercados del noroeste de Europa durante gran parte del año. Por esta ruta circulan a diario camiones cargados de naranjas, limones, tomates, pepinos, pimientos o lechugas, dependiendo de la temporada, y la asesoría Mercator Novus calcula que se dan unos 30.000 movimientos de camiones al año.
 

Nuevo enlace ferroviario
Hace algunos años, el proveedor logístico Euro Pool System, el proveedor de servicios Bakker Barendrecht (Albert Heijn) y la Autoridad Portuaria de Róterdam crearon Cool Rail, un enlace ferroviario entre España y el noroeste de Europa, junto con Smeding and Plus, la cadena belga de supermercados Colruyt Group y la cadena alemana Edeka.

Cada semana, dos trenes que conectan Valencia con Colonia (Alemania) transportan 12 contenedores llenos de frutas y hortalizas, que después se transportan en camiones hasta los centros de distribución. A partir de noviembre de 2017, los trenes de Cool Rail llegarán a Róterdam (Países Bajos) con 40 contenedores por tren, y circularán cinco veces a la semana, con sus sucesivas vueltas a España cargados de envases de Euro Pool.

Menos CO2
Con esta nueva línea de suministro a Róterdam, se espera reducir aún más las emisiones de CO2. El tren a Colonia las ha reducido ya un 70%, y el porcentaje aumentará hasta el 80% o 90% al añadir la línea a Róterdam. Otra de sus ventajas es la posibilidad de reducir los precios, ya que el tren es un 30% más barato que el transporte por carretera.

Lamentablemente, por ahora, la línea ferroviaria de Cool Rail no logra reducir los tiempos de tránsito, debido a varios factores. En primer lugar, porque utiliza un servicio a Colonia que cuenta con un tiempo de tránsito más largo, pero también porque hay que volver a cargar los contenedores al cruzar la frontera española, ya que las vías españolas tienen una anchura distinta a las de la red europea, herencia de la época de Franco, aunque España está invirtiendo en nuevas vías con la misma anchura que las del resto de Europa, por lo que es probable que, dentro de unos años, ya no haya que volver a cargar los trenes de Cool Rail.

Fiables
“Hasta ahora, los trenes han demostrado ser muy fiables”, asegura Fred Lessing, relacionado estrechamente con Cool Rail en representación de Euro Pool System. “Es mucho menos probable que un tren llegue tarde que que lo haga un camión, aunque si el tren llega tarde el problema es mucho más grave, ya que afecta a muchos contenedores a la vez”, explica, pero reitera que los trenes serán más eficientes que los camiones cuando desaparezca el problema de tener que recargarlos en la frontera.

Productos más frescos
Con Cool Rail, también es posible recibir información e informes sobre la fiabilidad y la calidad de los productos, ya que los niveles de temperatura y humedad dentro de los contenedores se pueden monitorear a distancia, y hasta hacer ajustes si es necesario, lo que también contribuirá a que esta nueva conexión ferroviaria sea más rápida que el transporte por carretera a largo plazo, para así ofrecer productos más frescos y de mejor calidad.

Fuente: Agroberichten Buitenland

Author: Vivelafruta

Share This Post On
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *